FORGOT YOUR DETAILS?

TOMMY MUÑOZ, CORRER ME SALVO LA VIDA


Tommy Muñoz
pesaba 120 kilos, hasta que su cabeza hizo un clic. Una media noche, mirando la repetición de “Pura Química”, el programa donde comenzó a trabajar en tele de la mano de Germán Paoloski, se vio y se dio cuenta que no quería seguir así. Comenzó a correr y en el proceso bajó 32 kilos. Pasó de una vida nocturna de malos hábitos, a reemplazar el alcohol por agua, comer bien, entrenar todos los días, sumar 200 kilómetros mensuales y correr maratones. Ahora, está preparando su quinta: Chicago Marathon

Tommy Muñoz (35) es DJ de gran parte de los boliches más conocidos de Buenos Aires y de la costa atlántica argentina. Viaja a distintos países y, además, tiene su propia empresa de DJs. Hace más de 6 años que incursionó en los medios y está con Germán Paoloski en cada uno de sus últimos programas. Pasó por “Pura Química” en ESPN, “La mesa está lista” en Canal 13 y, ahora, se encuentra en “NET” (Nunca es tarde), programa emitido por FOX Sports.

Pero ya no sólo se limita a pasar música, en NET, además, tiene su sección “Corre Tommy Corre”, en la que sale a correr con famosos, los entrevista y juega. Algo ideado por él y aprobado por Paoloski. “Si no se genera contenidos, no tenés tu lugar”, explica Tommy un lunes a las 12 del mediodía, con un café, zapatillas, short, calzas, buzo y chaleco Nike (es embajador e influencer Nike) listo para terminar la entrevista y volverse corriendo hasta la casa, dos horas de trayecto. Claro, los lunes es su día de fondos. Y su nuevo entrenador es Leonardo Malgor. Como dice Tommy: “me metí en un ejército”.

¿Por qué comenzaste a correr?

Empecé a correr en 2014, hubo dos momentos que me acuerdo por qué comencé. Uno, estaba viendo la repetición de Pura Química, programa donde yo trabajaba, me vi y dije: “no quiero ser más la persona que soy, tengo que hacer algo”. Pesaba 120 kilos. Al otro día salí a correr. Ese fue el primer cimbronazo. Y otro, a los dos meses de esto, estábamos haciendo un evento de Nike de 10k en Puerto Madero y yo estaba poniendo música. Germán Paoloski conducía, era diciembre, hacía 40 grados de calor, había como 15 mil personas, y yo pensaba: “¿Qué siente esta gente? ¿Qué hace que está tan contenta que va a correr a las tres de la tarde con 40 grados?”.

Entre estas dos cosas me intrigó ver qué es eso, qué es el mundo del running o qué es lo que pasa. Y empecé a entrenar. Me costaba mucho, no podía hacer más de dos kilómetros al principio, pero eso fue en los comienzos.

¿Lo sufriste?

Todos los dolores que pueden haber. Yo siempre había hecho deporte y me creía que era bueno, tenía una vuelta armada de seis kilómetros y pensé en darla y no, al kilómetro dos frené y caminé un poco. El primer mes fue dar esa vuelta de seis pero entre corrida y caminata, cada vez caminé menos hasta que una vez pude hacer los seis derecho. Ahora corro 200 kilómetros por mes en un promedio y la verdad que me siento increíble.

Si bien muchos te acompañaron en el proceso, el clic lo diste solo…

El clic lo di solo. Siempre digo, hasta que uno no hace el clic, no hay nutricionista, no hay nada que te valga. En ningún deporte. Uno tiene que hacer el clic. Yo ese día dije: “no quiero más ésto”, y no es que lo quería hacer por tantos meses: quería un cambio de vida. Eso es lo que más llevo. No es que la cambié para mal, me sigo dando lujos, sigo siendo la misma persona con un poco más de orden y más feliz porque me veo mejor, y me gusta más.

¿Cómo veías el running antes de practicarlo?

Eran marcianos para mí. Es un mundo que hoy está creciendo mucho, se está dando a conocer mucho. Yo los veía como tipos raros, que cómo hacen para correr diez, quince kilómetros. Me pasó en cada carrera que yo hacía. Cuando terminé mis primeros 21k no podía entender cómo había gente que con ese cansancio físico que yo tenía, le quede lo mismo para completar 42 kilómetros, no, no, no, ¡no entraba en razón! Me parecía imposible. Y creo que esa incertidumbre me fue llevando después a poder lograrlo. Después corrí 30k y después llegué a la maratón. Creo que el cuerpo y la cabeza se va entrenando. Hay que entrenar mucho.

Claro, más allá del entrenamiento físico, está el mental, después es ponerse las zapatillas y salir…

Cuando corrés ciertos kilómetros, después lo que entrenás es la cabeza. Yo ahora, después de la nota, tengo que salir a correr dos horas de Belgrano a San Isidro. Voy corriendo y entrenando la cabeza. Físicamente estoy listo para hacerlo. Sé que estoy preparado y que llego perfecto, el tema es ir superándose mentalmente y darle comodidad al cuerpo.

¿Qué deporte hacías antes? Correr ni hablar, ¿no?

Soy de una familia de rugbiers. Crecí con el rugby y jugué desde los 6 años hasta los 26, en donde la noche me pudo, por decirlo de alguna manera. Me acostaba a las seis de la mañana un viernes y el sábado tenía que estar a las diez en el SIC para ir a jugar. En un momento, ya cuando me estaba yendo bien de trabajo, por el 2005, ya era incompatible. Ahí dije basta, quise volver en el 2010 pero dejé porque ya era demasiado pesado… Debo haber jugado 20 años. No sabía lo que era correr. No me acuerdo de nunca haber salido a correr. Yo corro porque me gusta, no para competir, y además no creo que tenga las condiciones físicas para competir. Yo corro para lograr mis objetivos y para disfrutarlo, no corro carreras para estar en el podio.

Le das mucha movilidad a tu Instagram, ¿Cómo es tu relación con tus seguidores runners?

Es un nuevo mundo que me llenó de alegría y de incertidumbre también. Me cuesta creer los seguidores que tengo por el running, pero al analizarlo me doy cuenta que soy un tipo normal que corre como cualquiera de ellos que me siguen, que pueden salir a correr y que pueden lograr objetivos. No soy ningún extraterrestre, trabajo de noche que es muy complicado, eso también creo que atrae; lo opuesto, la noche, el disc jockey que se acuesta tarde, pero que después te corre 20k, o maratones.

¿Cómo te llevas con eso?

Me llevo muy bien, le doy mucha bola al running, porque también es como que me despertó algo, hoy, gran parte de mi Instagram es disc jockey, música, y gran parte de running. Es más, a veces tengo que mechar con fotos de DJ para que se acuerden, porque eso es lo que me da de comer, de lo que trabajo. Creo que las redes sociales un poco a veces es para descargar, para desconectarse del mundo del trabajo y la verdad que a mí el running me da mucha felicidad y si eso se puede transmitir me pone muy contento. Y más los mensajes que me mandan que gracias a un posteo mío empezaron a correr, o que los motivo, o que les de algunos consejos, eso es impagable.

No me gusta no contestar, no me gusta no responder. Siempre en algún momento libre me meto y contesto uno por uno. Trato de contestar porque me gusta y más cuando la gente te está pidiendo algo, una entrevista, un consejo, en fin, soy uno más como el que está escribiendo.

Sos embajador Nike, ¿Cómo surgió eso?

Eso es otro regalo del cielo, le debo mucho a Nike. Primero porque ellos me acompañaron con lo del disc jockey desde el 2007, siempre fue una empresa que me vistió y que me ayudó. Y después cuando empecé a correr me acompañaron y poco a poco se fueron dando pasos muy buenos con ellos. Ahora acabo de llegar de Portland de correr la carrera Hood to Coast, un carrerón que me invitaron ellos, y me mantiene motivado. Gracias a ellos yo sufrí una exposición en el mundo del running muy buena y que creo que todo sirve para hacer este deporte más conocido. Hay mucha gente de la vieja escuela que se enoja, pero la verdad que yo he tenido discusiones en comidas y para mí cada uno lo vive a su manera, el deporte es de una persona. Como esa chica que está pasando ahí que corre todos los días 5 kilómetros y los tipos que son ultra maratonistas, todo el mundo es el running, que nadie se enoje. Nadie le roba el protagonismo a los históricos. Que no se asusten. Acá lo importante es dar a conocer un deporte, que se puedan conseguir mejores cosas. Y la verdad que Nike es mi mejor sponsor y estoy feliz con ellos.

¿Cómo y cuándo comenzaste a laburar en la tele?

Arranqué en Pura Química. Agustín Pichot, que tiene una productora, me había llamado para que me haga cargo de la música de ESPN Radio. Esto fue en 2009, la radio creo que empezó el 1 de marzo de 2010, y ahí yo con Germán (Paoloski) tenía muy buena onda, habíamos hecho una relación, jugábamos al futbol cada tanto y me lo cruzaba siempre en ESPN. Me decía que quería que vaya a Pura Química un viernes, para levantarlo con música. Me lo dijo un par de veces hasta que un día fui, un viernes de noviembre de 2011. Muy buena onda. Después hablamos con Pichot, arranqué un día por semana y en 2012 Germán me dijo al aire que quería que vaya todos los días, y así fue por 4 años. Después todo vino de mano de él, eternamente agradecido a Agustín y Germán, porque de ahí nos fuimos a FOX, a NET y ahí justo cuando estaba esa decisión también salió lo de Canal 13 que fue una linda experiencia. Disfruto mucho la tele, porque también me ayudó mucho en lo profesional. Tenés una exposición muy grande.


whatsapp-image-2017-09-14-at-18-38-09


No sólo pasas música en NET sino que ahora tenés mucha más participación, incluso una sección de running: “Corre Tommy Corre”, ¿cómo se dio?

Creo que es un resultado de no quedarme nunca conforme con algo y tratar de relacionar un poco todo lo que me pasa. Un primo mío que es el que me maneja las redes, me jode con que todo lo que hago estuvo estudiado desde muy chiquito. Como que yo creanee todo esto. Creo que lo del running y la tele pasa eso, yo empecé a correr porque lo quería para mí y le planteé a German en el último año, que ya hacía las notas en los autos, que me divertía sacar a correr a los famosos, primero para seguir haciendo conocer al running y después porque creo que es divertido y no se hacía. Germán me dijo que lo haga y probé con Juan Leguizamón, uno de los Pumas que es bastante amigo mío. Me gustó y aparte está bueno porque lo mostrás desde un lado que no se ve mucho, además, sirve para generarme contenido para el programa. Si no se genera contenidos no tenés tu lugar, entonces yo necesito estar todo el día pensando que puedo hacer para el programa y pensé: esto que me gusta tanto, que lo hago todos los días de mi vida y también voy a NET, ¿cómo lo puedo relacionar? Y así fue. Y lo que más me sorprendió fue la buena respuesta de todos. Y eso es el mejor regalo, porque para mí siguen siendo famosos, yo no me siento famoso. Y la verdad estar al lado de poroto Cubero, de Fernando Cavenaghi, Pico Mónaco, que los conocés, y que son personas como nosotros. Como cualquiera, solamente que le pegan muy bien a la pelotita o le pegan bien con el pie a la pelota de fútbol, pero son igual a nosotros y es impagable hacer esas notas.

¿Corrés con música?

Escuchaba mucha música cuando corría hasta que una vez corrí con Sofi Luna, que es una atleta Nike. Me dijo: “empezá a escucharte a vos”. Creo que eso fue un gran paso. Dejé la música a un lado; a veces me agarra, por ahí me ves mañana y estoy corriendo con auriculares, pero hay días y días. Los fondos, hoy, como tengo que correr dos horas, corro sin música. Cuando estoy entrenando en serio, como me dijo Sofi, me escucho a mí. La respiración… Aparte me di cuenta que en las carreras la música molesta porque se hace muy repetitiva. Yo preparo los sets en las corridas, ahora ponele voy preparando, pero sin música en mis oídos, voy pensando cómo hacerlo. En la noche me enfoco mucho en el trabajo, no me da tiempo de un tema al otro de pensar en el running.

¿Cómo te organizas con tu vida de DJ nocturna y el running diario?

Si tengo que tocar a las cuatro de la mañana me acuesto a las once de la noche, me voy a dormir como cualquier persona normal, me levanto a las tres am, mi mujer me odia, me pego un baño, me lavo los dientes y me voy a poner música. Entonces, esas cuatro horas que dormí me hacen de base para lo que viene después, porque llego a las siete, me tiro a dormir, duermo tres horas más y por ahí te corro de doce del mediodía a dos de la tarde. Me arma como un colchón de dormida que me ayuda mucho.

¿Y cómo se manejaba el Tommy de antes?

Antes tomaba alcohol, iba a los pre boliches, después de los pre boliches me iba al boliche, al vip o a la cabina y tomaba. Cuando empecé a correr, reemplacé el alcohol por agua. No tomo más alcohol, habré tomado en los últimos tres años tres veces en algún festejo, en algún cumpleaños o casamientos, pero hoy, el alcohol ya no está en mi vida.

¿Qué cambios te generó el running?

Cambió mucho mi vida. El que entrena para maratón, para una competición o una media maratón, tiene que entrenar mucho, entones te cambia, te cambia la manera de pensar, de entrenar, en la organización de tu agenda… Todo lo que digo me cambió para bien. Me cambió el físico. Uno cuando corre va pensando en las cosas buenas que le pasa en el día, las malas, la familia, va solucionando problemas internos. Le metes mucho mentalmente y también me mejoró laboralmente, me concentro más, le dedico más tiempo de lleno a las cosas, me cambió en la manera de relacionarme con la gente, ¡me cambió el Instagram! Yo pesaba 120 kilos y ahora 88. Son 32 kilos menos de mi peor peso a hoy.

¿Cuándo llegaste a este peso?

En este peso nunca estuve. Tuve dos bajadas, de 120 kilos me fui a 102, que ahí corrí mi primer 21k, en 2014. A los dos meses corrí 30 en el autódromo, quise preparar los 42k de Buenos Aires, pero me lesioné. Después salté a correr Córdoba, en mayo de 2015, que fueron mis primeros 42. Los corrí con 103 kilos. Cuando terminé me acuerdo que dije: “esto fue lo peor que hice en mi vida”. No vi a nadie de mi peso, no vi nadie que entrene lo que yo entrenaba, que tenga la edad que yo tenga y tenga mi peso. Entonces dije, yo para correr 42 de nuevo tengo que bajar 10 kilos. Me puse esa meta y así fue que preparé Montevideo para el 2016, los corrí en abril, con 92 kilos, y bajé 40 minutos mi tiempo de aquel Córdoba. Cuatro horas cuarenta tardé en mi primera maratón, me acuerdo aquél día porque no me podía mover de la cama, yo soy hincha de River, fanático, perdimos 2 a 0 en la bombonera con dos goles de Medel, y la verdad que me lo acuerdo porque no me podía mover de la cama del dolor que tenía. Impresionante. 42 kilómetros no es una distancia para ir a boludear, hay que respetarla siempre.

Es una distancia muy exigente, muy difícil…

Muy difícil, no es para tirarme méritos. Es más, me pasó ahora en Rosario, que planificamos el año con Leo Malgor, que me está entrenando, y me dijo que Rosario lo usan siempre como un entrenamiento para Chicago. Aparte, yo me puse a entrenar a amigos míos que habían corrido un 21 y querían correr un 42, los ayudé desde enero y la verdad es que yo me fui con NET a la final de la Champions League, un mes antes de la carrera y me olvidé un poco de mí. Entrené, pero por ahí comí mucho, cosas que no tendría que haber hecho, estaba confiado porque ya había corrido tres 42. Y terminó siendo una carrera que la sufrí, en el kilómetro 24, pasando por la cancha de Central, no me olvido nunca más, se me apagó la tele. Es como dicen, se me apagó y se me apagó. Corrí del 24 al 34 con lo que tenía hasta que vi a un amigo mío que me dijo que no podía más y dije: “yo lo tengo que alcanzar porque no se me puede caer un soldado”, lo alcancé y ahí fue como que se me activó el cuerpo devuelta y terminamos bien.

¿Cómo llegaste a Leo Malgor?

A mí me entrenaba un amigo íntimo que corre IRONMAN, Néstor García González, y después de la maratón que corrí en Nueva York me mandó un mensaje: “Tommy, ya estás dando unos pasos grandes en el mundo del running, me parece que tenés que ir por más, con alguien que sepa más que yo y que verdaderamente te planifique mejor”, fue como si me hubiese leído la mente. Esto fue noviembre, justo ese mes fui a Mar del Plata, donde trabajo mucho como DJ, y me invita a una comida Nike con Leo Malgor, Marita Peralta y muchos conocidos más. Ahí lo conocí a Leo, se me sentó al lado y hablamos mucho del running. Le pedí un par de concejos a Dani Arcucci y a muchos que saben mucho del running y me recomendaron a Luis Migueles o a Leo, la verdad que sentí una química especial con Leo en esa comida, le escribí un día y me dijo que para él era un honor entrenarme. Y empezamos, y empezó un ejército, me metí en el ejército.

Pero siempre respetó mi vida, súper atento conmigo todos los días, y él me jode, que me da mucha fuerza, porque dice que él entrena olímpicos, pero también entrena a otro olímpico que soy yo porque no puede entender lo que corro con mi vida de DJ. Y es un halago espectacular. Aprendí muchas cosas con él. Y he ido a correr a Mar del Plata con sus alumnos y he compartido con Marita que la tengo en el chat y la amo con todo mi ser, es una de las personas que más me motiva para correr porque es como digo: soy amigo de Messi, el Messi del running es Marita, yo lo veo así. Me contesta mensajes, me da consejos antes de una carrera y no lo puedo creer.

¿Qué no puede faltar cuando viajás?

Desde que corro, las zapatillas. Todo el mundo del running lo dice, cuando te metes en este mundo, vas a conocer los lugares para correr. Eso lo leí de Santiago García, me acuerdo que él lo dice mucho. Yo al lugar que voy, lo primero que pongo son las zapatillas. Sea un viaje por trabajo o por placer. Me fui a Montevideo, horas, pero me llevé zapatillas porque sabía que iba a correr. Me fui a la rambla e hice lo que me había dicho Leo. No se negocia, te hace conocer las ciudades de otra manera, conocés lugares que por ahí no pasas.

Hace poco volviste de Portland, del Hood To Coast, contame un poco de esa experiencia de Nike…

Es una carrera de influencers, ellos le dicen Rebels, la carrera era Run By Rebels, que somos nosotros, que son como los influencers del running en todos los países. Personas que son importantes para las marcas para transmitir el running urbano, esa era un poco la idea. La carrera une la montaña con la costa. Éramos un equipo de Nike de 12 personas, de Brasil, de Méjico y de Argentina, entre esos, vos tenías que completar a modo de posta, 360 kilómetros. Los 12 divididos en 2 camionetas, 6 y 6, había que correr un promedio de 10k cada uno en 3 etapas. Arrancaron ellos, después nosotros, después ellos y después nosotros. A mí me tocó correr los primeros 10k a las doce del mediodía con treinta y pico de grados por un camino… Típica ruta de Estados Unidos. Espectacular. Esa primera corrida la hice a 4:40, y fue como decir: “los resultados se ven acá”. La segunda, una de las carreras que más me voy a acordar, me tocó ya oscureciendo y por un lugar increíble, en el medio de una ruta, en el medio de una montaña, lo que te podés imaginar en las películas, me pasó ahí. Una carrera increíble. Un lugar increíble, y como vos me dijiste, por ahí pasas con el auto y ni bola, pero pasas corriendo y yo no me lo olvido nunca más. La tercera parte me tocó correr a las 4:30 de la mañana, un horario que nunca había corrido… Un frío, en el medio de la ruta, llegando casi a la costa oeste. Aparte, correr en equipo, que son cosas nuevas, porque yo siempre había corrido solo. Son cosas que experimentas que son terribles.


image2


¿Quiénes estaban en tu equipo?

Dami (Damián Cáceres productor y editor de LN Corre) fue un poco a vivir la experiencia y contarla. Magda Pusso también vino, que es una chica que corre mucho, creo que fue a contar un poco la historia de nosotros dos. Dami un crack, que yo le agradezco mucho porque me hizo notas importantes.

Son cosas que yo nunca imaginé, estar ahí, que atraiga a otro a correr. Entonces por eso, no tengo la presión de Nike ni de nadie, pero si interna mía de decir: ¿yo contagio a esa persona para salir a correr?, No puedo equivocarme o quedarme quieto. Yo creo que soy una persona normal que corre. Sí con objetivos y con las cosas claras de correr todos los días, porque mi entrenador quiere y porque también me hace bien. Creo que lo leí de Santiago también, que decía: “Cómo no le vamos a dedicar una hora del día a nosotros mismos”. Y esas cosas a mí me quedaron también. Amo que me vaya bien en mi trabajo, pero es un quemadero de cabeza todo el día, estamos sumergidos a todos los casamientos, todas las fiestas que hacemos y digo pará, yo de todo este tiempo no me di una hora para mí. ¿Qué me hace ser feliz? Correr. Me pongo las zapatillas en la oficina y salgo a correr una hora, una hora y media, lo que sea. Es una hora que yo me encuentro conmigo.

¿Algo gracioso que te haya pasado corriendo?

Lo que siempre me acuerdo, que es impagable, es que la gente me pide una foto en el medio de la carrera. Otra cosa, que me digan que están corriendo con mi música. Eso me pasó siempre. Es impagable. Yo hacía muchos sets en Soundcloud para correr. También tengo usuario en Spotify y me va muy bien, tengo casi 40 mil seguidores. Hay una lista que tiene más seguidores que los que tengo yo. Que corran escuchándome está bueno y me ayuda mucho porque creo que puedo sentir lo que sienten los runners cuando corren y qué necesitan para cada momento.

¿Existe una relación entre el running y la música?

¡Obvio! hay una relación, es cómo influye la música en el momento que vos estás corriendo, igual aconsejo, hay un momento que la música dejala a un lado. Si querés algún día fondear sí, pero la música yo diría que es hasta cierto km. Después podés ponerle música a tu cuerpo sin tenerla en el oído.

Definime, para vos, el running en pocas palabras

Creo que es un estilo de vida. Es una actividad fácil, uno necesita tener unas zapatillas, tener ganas y salir. No es como jugar al fútbol que necesitas once o cinco, o tenis que necesitas otra persona y alquilar cancha. Creo que es un deporte fácil, que hay que darle su tiempo. Fácil en el sentido de la realización: zapatillas y estás. Económicamente es fácil porque podés salir a correr con cualquier zapatilla, después uno se va profesionalizando. Me parece un deporte muy sano porque atiende a muchas partes del cuerpo. Es decir, mental, física, parte inferior, piernas, abdominales, espinales, es divertido y hace muy bien al cuerpo humano en general.

Es un estilo de vida, que creo que está muy de moda hoy, porque también está de moda cuidarse. Yo busco mi mejor versión, y creo que está cuidándome con la comida, que es gran parte la comida, no sirve de nada correr 10k y después me como dos combos. A mí me cambió la vida, yo siempre jodo que el correr me salvó la vida. Fue así, yo pesaba 120 y hoy peso 88, ¿cómo lo logré?, corriendo y teniendo un orden en la semana.

 

AIRE OFF, RUN ON
Por Federico Cortes
@cortesfede
cortesfede@hotmail.com

 

LOVE RUN

COMO LA PRIMERA VEZ | iNSIDE 21K BA

15 septiembre 2017 By Iloverunn in MODO RUNNER

SER TURISTA EN ZAPATILLAS

20 marzo 2017 By Iloverunn in MODO RUNNER

CORRER COMO OBSESION

10 marzo 2017 By Iloverunn in MODO RUNNER
TOP