MUJER

TRAMPAS | DE COLOR


Hay muchas trampas, y muchísimos tramposos.
Algunos que corren sin dorsal, otros que corren media carrera, los que largan delante, a 7 el kilómetro, los que cortan calles, y hasta quienes se suben al transporte público para avanzar unos cuántos kilómetros.

Aqui una historia real, que se pasó de la raya.

La cubana Rosie Ruiz Vivas trabajaba y vivia en Manhattan, Nueva York.

Sin ninguna historia, en una década sin redes sociales que hicieran más evidente la trampa, ella eligió el camino más corto para llegar a la fama, al podio!

Aquel  lunes 21 de abril de 1980 se convertiría en una celebridad

Se habia inscripto (clasificado) para correr Boston, sin mucho historial.

Y ganó.
Para asombro de todos.
Fué tal la trampa, y tan evidente, que a todos les generó ruido, porque de no tener marca alguna que llamase la atención, se alzó con la tercera mejor marca femenina de la historia

Habia corrido NY, y en Boston bajo 25 minutos su propia marca, obtenida seis meses antes en el maratón que se corre por las calles de New York.

A todos les parecía demasiado extraño todo….
No encontraban atleta que fuese testigo de correr junto a ella tramos del recorrido, no habia una sola foto de ella en la carrera, ninguna toma de la tele, nada que diese prueba de ..su gran logro atlético.
Raro no?

Metió 2h 31m 56s, a tan solo cuatro minutos del récord mundial

Por supuesto, grande fué el asombro, pero igual la recibieron con gran euforia.

Y su respuesta a la gran marca fué… “Me he levantado con mucha energía esta mañana”.

Encendidas todas las alarmas, no tardaron en encontrar el fraude.

Dos jóvenes aseguraron haberla visto a media milla de la llegada saliendo de entre los espectadores para incorporarse al recorrido.

Y se supo que Ruiz ya había hecho trampas para conseguir la marca mínima para participar en Boston durante el maratón de Nueva York..se subió al subte para desplazarse de un punto a otro de la carrera.

No tuvo suerte, devolvió el premio y La Boston Athletic Association le prohibió volver a correr en la prueba de la ciudad.

Le duró poco.
Muy Poco.