TRAIL

LA MISION | CRISTIAN GORBEA


Con la cabeza en el cielo y los pies en el infierno

Es la Bestia de las carreras de montaña, algo que siempre estuvo en mi horizonte, pero nunca había podido hacer.
160K, tres días y dos noches para terminarla, 8000 metros de desnivel acumulado, cinco cumbres de 1900 metros. Es como ir de Bs As a Bragado, pero subiendo casi un Everest en el medio.
Paliza total.
Siempre me pareció demasiada distancia, algo inalcanzable para mí.
Pero los astros se combinaron y me pude inscribir para esta edición, junto con amigos del PAT.
Una ventaja de LM comparada con otras ultras es que no hay tiempos de corte parciales con lo cual no estás sintiendo todo el tiempo la presión de llegar a tal PC antes de tal hora.
Eso ayuda.
Es casi la única ventaja que te da.

Había planeado hacerla en 48 horas, intentando no dormir. En los cálculos, daba bien la cuenta .Claro que la montaña se encarga siempre de ponerte en tu lugar.

Arranquemos por el principio: corri con mis amigos del PAT Pablo Barbieri , Fer Galiano y Bújula Borzino . Largamos a las 12:00 del soleado sábado 22 de febrero desde el centro de VLA .
Más de 300 corredores íbamos por los 160K y unos 70 por las otras distancias de 80 y 40K . Entre ellos , otros compas del PAT Cynthia , Gaby y Edu.

La primer trepada nos metió en un bosquecito , ascendiendo gradualmente hasta el Cerro Buol de 1800 metros . La dificultad estaba en las cenizas que te hundían como si fuera arena . Las vistas de los lagos eran imponentes . Luego una travesía enorme , que nos llevó a la base del O´Connor , tremendo cerro de 1900 metros , que parecía un médano gigante de cenizas , Hicimos un amplio recorrido , noche cerrada hasta llegar al Camp 1 en La Angostura ( K50 ) . Hasta ahí , le metí 12 horas y estaba muy entero .

Paramos a comer y abrigarnos cerca de una hora , Luego seguimos por la ruta hasta la entrada al Arroyo Estacada . Las estrellas brillaban en la oscura noche sin luna .
Ahí sentí las primeras molestias de ampollas en el pie izquierdo y paré a curarme . Pasamos toda la noche caminando los cuatro juntos y al amanecer llegamos a Tapera Linda . Paramos unos minutos y a seguir al Col del Clueco y el Col Estacas .
Pasamos los 80K en 24 horas ( mitad de carrera ) en el pueto 65° . Venía muy bien y bastante entero , comiendo regularmente e hidratándome seguido .
Hicimos una gran travesia por un bosque , cruzando el Rio Minero varias veces y llegamos al Cerro Piedritas , tremenda trepada de 600 metros de desnivel con una pendiente de 37° ( eso es mucho!) y luego tres falsas cumbres . En ese tramo tuve mucho calor y cometí el error de no protegerme adecuadamente del sol . Estuve un poco insolado y mentalmente “ido”.

Llegamos al K100 , Camp 2 en Villa Traful a las 16:15 del domingo, 28 horas de carrera seguidas. Ahí me tiré un rato , me volví a curar las ampollas comí algo y salí en menos de una hora , Caminata de 10K por la ruta , me agarró mucho sueño y me tiré 30 minutos a un costado de la banquina con las patas para arriba . Soñé mil cosas locas . Parecía que los sueños iban a mil .

Llegamos al Arroyo Cataratas ya oscureciendo y a trepar para hacer la última parte .
Venía cansado pero caminando con cierto ritmo .

A poco de trepar me empiezan a doler las plantas de los pies por las ampollas y al cruzar los ríos helados era como tener vidrio molido en las zapatillas .
Paré en un PC y Franco un patrulla , me cura nuevamente , esta vez haciéndome un “salvavidas” con las ampollas de ambos pies .
Esto consiste en una plancha de goma agujereada en donde están las ampollas de manera que roce lo menos posible con la media . Gran invento!
Continué el camino la mayoría del tiempo solo , cada rato largo me cruzaba con alguien .A la noche empecé a alucinar mal por la falta de sueño .
Veía casas y autos en el medio del bosque , personas sentadas , gatitos , motos y hasta escuchaba conversaciones detrás de mí .
Me daba vuelta para ver las linternas y no había nadie . Uno puede asustarse con eso , pero en algún punto de la mente sabemos que estamos alucinando , que no es real . La deprivación del sueño es un arma de tortura . En este caso mi plan original era seguir sin dormir , creía que podía obtener alguna ventaja si vencía el sueño sobre todo la segunda noche .

El Negro Ocampo me dio un consejo valioso que aprovecharé en otra oportunidad “Tenés que dormir de día , no de noche . Estás más calentito , no vas a sentir el frío y la humedad”

Seguí toda la noche venciendo el sueño , sabía que con la luz del sol me iba a venir más energía . Dos o tres veces apagué mi linterna frontal solo para ver la tremenda oscuridad y quedar impresionado con la inmensa cantidad de estrellas sobre mi cabeza. La vía láctea se veía enorme.

Llegamos al 3 Nacientes y luego a atravesar un inmenso bosque que nos dejaría en la base del Bayo.
A la distancia alucinaba ver una fogata , gente alrededor del fuego moviéndose .
Pero la base del Bayo era un pueblo fantasma , con luces prendidas y ningún fuego .
Apenas llegué , vi una camioneta de la organización y me metí adentro que estaba calentito , dormi 30 minutos .

Luego trepada por camino de autos en pleno amanecer , los pies me molestaban mucho . Travesía por la cumbre hasta el Colorado , tapado por cenizas y con un viento fuerte cruzado de 70kph que te hacía cerrar los ojos . El último control me dice “dale que faltan 7k”

Bajada final y ahí mis pies detonaron .
Inmenso dolor . No podía casi caminar . Fue pan y queso los últimos 12k .
Podía avanzar lentamente , con la velocidad de un caracol medicado .
Ahí cambió mi carrera se trataba sólo de llegar . No podía abandonar habiendo hecho ya 150K!

A apretar los dientes , aguantar el dolor .

Las ampollas se curan en días , pero los abandonos duelen más tiempo .
Más aun habiendo hecho tanto esfuerzo .
Me pasaron más de 30 competidores , pero no importaba .
Ahora lo único en mi mente era no parar y llegar a la meta .
El bosquecito no terminaba más .
Había un cartel que decía “VLA 30 minutos” ,que yo traduje a mi estado actual como que faltaban más de dos horas . Calculo que avanzaba a 1,5 kpk . Aquí apreciaba la ventaja de no tener el crono jugando en contra . En extremo , tenia 24 horas para hacer los últimos kilómetros .

Por suerte fue menos tiempo ..!

Llegué al pueblo y confieso que cuando sentí el aliento de mis amigos del PAT , de Claudia , José Luis , Emilio se me escaparon las lágrimas como un chico .
Crucé la meta en 50 horas , roto y feliz .
Mezcla de alegría , dolor , satisfacción , de haber dejado toda la energía para llegar y tener la Misión Cumplida.
Tuve aciertos en la alimentación y el equipo , y cometí errores como no cuidarme del sol y no haber llevado medias de repuesto .
En cada carrera aprendemos mucho y por suerte nos equivocamos en cosas nuevas .
La organización fue perfecta.
Todo bien señalizado , muy buena onda de los controles y con patrullas profesionales con los que podías contar si pasaba algo.

Todos llegamos bien y felices ( y rotitos )

Por qué corremos estas distancias?
Sé que parece locura para muchos , exagerado , demencial , de masoquistas .
Otros lo ven como algo a realizar en algún momento, una prueba de exigencia física, mental y espiritual.
Yo lo hago porque me gusta, porque en esos momentos me encuentro conmigo mismo , en plena naturaleza , pidiéndole permiso a las montañas para atravesarlas y sentir su energía .
Porque me levanto y me caigo y me vuelvo a levantar .
Y si me relajo y siento “ya la tengo” , es mala señal porque se viene una nueva prueba. Porque a veces sigo contra viento y marea, contra toda lógica, sólo por el premio de una simple medalla de finisher y de haber puesto todo lo que hay que poner.
“Con la cabeza en el cielo y los pies en el infierno” me dijo un amigo.

Estas carreras son mágicas porque cuando las terminás sabés que algo cambió dentro tuyo, algo te hace más fuerte y también más humilde. Las montañas te ponen en tu lugar fácilmente.
El ego desaparece y lo que aprendés sobre vos mismo corriendo, te sirve para otros aspectos de tu vida .
De alguna manera , te sentís mejor persona .
Cris Gorbea

 

Q ES LA MISION


La Misión, una autentica aventura,  la carrera de Trekking o Ultra Trai más espectacular y apasionante de Sudamérica y única en el mundo por su formato de expedición de 160 km y 8500 metros de desnivel acumulado en cuatro días y tres noches non stop!.

La esencia y el espíritu de “esta”carrera tiene que ver con la extraordinaria experiencia que se vive durante esos cuatro días y tres noches caminando por los más espectaculares paisajes de la Cordillera de los Andes, en plena Patagonia Norte de la Argentina.

La Misión es una carrera que se corre en libertad porque como no hay horarios de cortes, cada uno elije su ritmo de marcha y elije donde para a  acampar para dormir. Una persona puede completar todo el recorrido solo haciendo trekking y parando a dormir las tres noches.

.

 

crisgorbea